Al encuentro: (Jesús Zurita Peralta)


Cada vez que salgo a mi encuentro
es lo mismo, un desconsuelo.

Atajar el ímpetu que va por un lado
y disimular la desdicha que nunca se aquieta.

Soy un pasajero desarreglado en un cuerpo,
que carece,
que no tiene,
que desprende.

Ya no me alcanzo en un abrazo,
me estorbo,
me desconecto,
ya no me admiro ni me aborrezco.

Me compadezco,
un cúmulo de nuevos males
en pisadas imperfectas.
Un ego desinflado, una desnutrida vanidad
y unos huesos tiesos.

Unos gases acumulados,
una toxicidad desgraciada
un tiempo que jala, atrás, que jala adelante
un impedimento voluntario de presente.

Un castigo mal impuesto
arcaico, un antes y un atrás
Un pretérito pluscuamperfecto deshecho.


Calabozo 26 de diciembre de 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

Prenda de tanto valor...

Coloquio bajo el Laurel (Andrés Eloy Blanco)

Como un árbol...